fbpx

Vender mi piso rápido en pleno divorcio

vender casa sin inmobiliaria

Vender mi piso rápido en pleno divorcio

Cuando se va a producir un divorcio, los cónyuges tienen que establecer que sucederá con los bienes, inmuebles y no inmuebles, que hayan adquirido en el matrimonio.

Por ello, es muy frecuente que se vendan pisos en los divorcios. Si vas a enfrentarte a un divorcio y tienes una vivienda en común, vamos a informarte de algunos puntos a tener en cuenta antes de vender tu casa sin comisiones.

¿Separación de bienes o bienes gananciales?

En la mayoría de los casos, los bienes son gananciales, por lo que entre ambos tienen que repartir deudas y beneficios contraídos desde el momento del “Sí, quiero”. Cada cónyuge es responsable de los pagos y le pertenece un 50% de la vivienda.

Sin embargo, la separación de bienes constituye un régimen económico que determina que los bienes tienen carácter privativo. Más concretamente, los bienes pertenecen exclusivamente a cada contrayente.

Hipoteca y otros gastos de la propiedad, ¿quién los asume?

Los propietarios tienen que cumplir con sus obligaciones, las derivadas de la titularidad de la vivienda. Si los cónyuges son co-titulares y han firmado gananciales, la hipoteca tiene que repartirse en partes iguales entre los propietarios.

Los propietarios tienen que asumir otros gastos relativos a la tenencia de la propiedad, como gastos de la comunidad, IBI y seguros.

Gastos mientras se use la casa

En primer lugar, hay que analizar si los cónyuges alcanzan un acuerdo en el reparto de los bienes y quién será el que ocupe la vivienda. En el caso de no haber acuerdo, el asunto tiene que ser derivado a las autoridades judiciales correspondientes.

Usualmente, en el caso de no haber acuerdo, se les concede a los hijos el derecho de disfrute y uso de la casa hasta su mayoría de edad. Por tanto, el derecho de uso pasaría al progenitor que se está encargando de la custodia.

se vende piso

Los gastos del uso de la casa; como por ejemplo, agua, has, luz, reformas, mantenimiento y otros impuestos fijos le corresponderán al que tenga el derecho del uso de la casa, independientemente a que no sea el propietario.

Asimismo, las reparaciones derivadas del uso natural del piso, debido al paso del tiempo, corresponden igualmente al que disfruta de la propiedad.

Si los cónyuges no tuviesen hijos menores de 18 años podrían alcanzar un acuerdo sobre quien tiene que quedarse con la casa o pueden optar por vender una casa sin inmobiliarias.

Lo normal es que una de las partes compre a la otra su correspondiente parte de la casa. Por tanto, una opción es que uno de los cónyuges se quede en propiedad la vivienda y pague al otro la cuota de liquidación.

Otra solución muy práctica, si los cónyuges tienen firmada una hipoteca, es vender una casa durante la tramitación del divorcio. De este modo, se cancela la deuda de la hipoteca y el dinero sobrante se reparte entre las partes.

Si se vende finalmente la vivienda por el divorcio, es recomendable fijar el precio del inmueble, mediante un proceso de tasación para establecer su valor.

quiero vender mi casa

Si deseas vender piso rápido, Bienes! te asesorará durante todo el proceso de compraventa. Asimismo, te ofrecemos las mejores herramientas tecnológicas del mercado para vender casas de particular a particular como un verdadero profesional. ¡Te esperamos!



Llámanos
WhatsApp